OPIA

Benjamin Lay, El Gran Revolucionario

Benjamin Lay, El Gran Revolucionario

Grabado de Benjamin Lay

Benjamin Lay (26 de enero de 1682 – 8 de febrero de 1759) fue un humanitario y abolicionista cuáquero angloamericano .

Es mejor conocido por sus primeras y estridentes actividades contra la esclavitud que culminarían en protestas dramáticas.

También fue un autor, granjero, vegetariano temprano y se distinguió por su preocupación inicial por el tratamiento ético de los animales.

Cuaquero, enano y activista

Vamos a hablar de un señor llamado Benjamin Lay que nació en Inglaterra en 1681 que fue lo más. Estuvo pluriempleado y tocó todos los palos, fue pastor, guantero y marinero, pero lo suyo era la revolución. Era un ferviente seguidor del cuaquerismo. Los cuáqueros eran algo así como los anarquistas de la fe: sostenían que la fe se experimenta de forma individual, que arriba el igualitarismo y que abajo la jerarquía y las instituciones. También era enano, que aparentemente no tiene mucho que ver con la historia, pero intuyo yo que la gente en el siglo XVII no había deconstruido su enanofobia y no tuvo que ser fácil compaginar el enanismo y la revolución.

A los 21 años, hastiado de fabricar guantes, cruzó el charco fugándose con su esposa Sarah a Barbados para convertirse en un pequeño grumete. Siendo ya un hombre de los mares, presenció los horrores de la esclavitud. La verdad es que no debía ser muy buena época para ser negro.

Imagen de Benjamin Lay

Convencido de que explotar a personas no estaba del todo bien, comenzó a hacerle boicot a cualquier bien producido por el trabajo de esclavos. Confeccionaba su propia ropa, se hizo su huertito y dejó de consumir carne. Vegetariano, maestro de la costura, emprendedor, mayor temor de Amancio Ortega y por qué no decirlo, un poco hippie. Este señor habría plantado su Quechua en primera fila de 15-M.

A los 50 años logró lo que todo hippie desea, mudarse a una comuna en Tarifa. En este caso, se desplazó a Filadelfia con su mujer, donde los cuáqueros no eran perseguidos. Esto no tiene nada que ver, pero en esta época vivió en una cueva que llenó de libros de temática espiritual. Es que no podía ser de otra forma ya.

Imagen de un grupo de Cuaqueros

Bueno, ya instalado en su cueva cerca de otros camaradas cuáqueros se produce un giro dramático de los acontecimientos: resulta que había cuáqueros esclavistas. Plot twist. Al bueno de Benjamin obviamente no le gustó del todo. Apodó a estos señoros “ladrones de hombres”, y nuestro Robin Hood comenzó a hacer campaña contra la esclavitud en servicios religiosos y teatros callejeros, entre otras plataformas.

Roberts Vaux, un señor abolicionista, escribió una biografía de nuestro hombre llamada “Little Benjamin” en la que cuenta que un gélido día en el que los cuáqueros habían quedado en su punto de encuentro de confianza, Benjamin decidió quedarse fuera con una pierna desnuda. La gente le diría algo tipo “¿Qué haces ahí, Ben? ¡Te vas a congelar! Entra con nosotros”, a lo que Benjamin contestó: “Fingís compasión por mí, pero no sentís por los pobres esclavos de vuestros campos, que pasan todo el invierno medio vestidos”. Lo de atarse a un árbol para que no lo talen seguro que lo inventó él también.

En otra ocasión, en una reunión quaker, Benjamin apuñaló una vejiga animal llena de sangre reivindicándose, pero esto no lo he entendido mucho.

Imagen de la esclavitud en EEUU

El caso es que a la gente le empezó a caer un poco mal y le hacían bullying por enano. En 1738, su comunidad de cuáqueros lo repudió formalmente. Ante ello, Benjamin probablemente pensó “¿Ah sí? Pues publico un tratado contra la esclavitud”. Así lo hizo y les puso a todos finos.

La comunidad de cuáqueros denunció el tratado y a Benjamin más de tres veces, pero él estaba empecinado con eso de acabar con la esclavitud.

No creáis que tanta protesta cayó en saco roto: cuando Benjamin ya estaba tonteando con la muerte, los cuáqueros iniciaron un proceso para disciplinar y repudiar a los cuáqueros esclavistas y se subieron al carro del Black Lives Matter.

La cueva donde vivió Benjamin Lay

Final no muy feliz porque luego los historiadores ignoraron o minimizaron el papel de Benjamin. Un historiador llamado Rediker dice que se debe a que era enano y resultaba ridículo. Bueno, también final no muy feliz porque la esclavitud no se abolió hasta 1865.

Abramos melón: si Benjamin estuviera hoy vivo ¿estaría satisfecho con el panorama?

Yo personalmente creo que también usaría el término “ladrón de hombres” para algún que otro policía, que estaría ojiplático tipo “¿pero qué coño decís de un muro?” y que seguiría dando la lata por una igualdad real. Seguro que tendría un podcast y también estaría a tope con los derechos LGTB. Probablemente hoy también le harían bullying por enano.

Bueno, que Black Lives Matter y que Enanos Lives también Matter.

Tumba de Benjamin Lay y su esposa Sarah

Benjamin Lay (26 de enero de 1682 – 8 de febrero de 1759) fue un humanitario y abolicionista cuáquero angloamericano .

Es mejor conocido por sus primeras y estridentes actividades contra la esclavitud que culminarían en protestas dramáticas.

También fue un autor, granjero, vegetariano temprano y se distinguió por su preocupación inicial por el tratamiento ético de los animales.

Más de este autor

Entradas recientes