OPIA

Easy Rider

Easy Rider

Escena de Easy Rider con los actores en Nueva Orleans

Esta road movie  fue no solo el viaje que los protagonistas de la película hacen atravesando Estados Unidos, sino también el road trip físico y mental que implicó para ambos artistas hacerla.

Un “viaje” lisérgico y lleno de creatividad, improvisación y milagros. Todo pudo haber acabado mal de muchas maneras distintas, pero al final el resultado fue un clásico del cine y una película de culto que retrata fielmente una época determinante en la historia.

Portada de la pelicula easy rider

"No os temen a vosotros, temen lo que representáis: LIBERTAD"

Esta es la frase que mejor resume Easy Rider. La dice Jack Nicholson mientras fuma hierba con Dennis Hopper y Peter Fonda alrededor de una hoguera. La década de los 60 estaba a punto de terminar y con ella la era de oro de la contracultura y la libertad.

Decía Hopper que «Nicholson fumó una enorme cantidad de droga durante la escena alrededor del fuego, cuando los tres discuten la posibilidad de una invasión de habitantes de Venus.»

dennis hopper y peter fonda en easy rider
Todo el mundo quiere ser libre, sí… pero una cosa es hablar de ello y otra muy diferente es serlo. Es muy difícil ser libre cuando te compran y te venden en el mercado. Claro qué no les digas jamás que no son libres, por que entonces se dedicarán a matar y a mutilar para demostrar que lo son. Todo el día con lo de la libertad individual. Y ven a un individuo libre… y se cagan de miedo.

Solo un loco o un valiente podía atreverse a hacer una película como esta. Ahí entra en escena Dennis Hopper. Al final del POST recordadme que os cuente la de la estatua y el LSD.

Bueno, pues en un intento a la desesperada por conseguir financiación, Hopper y Peter Fonda presentaron la película a Raybert, la compañía fundada por Bob Rafelson y Bert Schneider, dos productores con ganas de salsa.

Costó lo suyo que alguien invirtiese dinero en el proyecto del fumado de Dennis Hopper, artista tan prolífico como complicado, como avala su largo historial polémico y delictivo.

Jack Nicholson en Easy Rider
Easy Rider supuso el salto definitivo para Jack Nicholson

Los problemas, de hecho, se contaron por cientos, pero merecieron la pena. Eran tantos como la fe ciega de Rafelson, que le dijo a su socio, mientras Fonda y Hopper visitaban el despacho de Nicholson para colocarse: «Este tipo está como una regadera, pero creo ciegamente en él, y creo que hará una película estupenda para nosotros».

Comenzaron sin guión, sabiendo únicamente que querían filmar «un viaje ácido» al estilo de Il Sorpasso (1962), y los nombres de los personajes a los que interpretarían: inspirado en Billy el Niño, Hopper sería Billy y Fonda, Wyatt, en honor a Wyatt Earp, conocido como el Capitán América.

El rodaje fue un caos, y los impulsores del proyecto fueron perdiendo la cabeza: «Dennis era un maníaco, un psicópata casi. Tenía siempre un par de pistolas cargadas encima de la mesa. A él le gustaba ese tipo de atmósfera», cuenta uno de los técnicos de sonido del filme.

foto en blanco y negro de dennis hopper en el rodaje de easy rider
Dennis Hopper consiguió un éxito de taquilla sin tener guión (y drogado)

La de la estatua y el LSD

Uno de los mayores desencuentros se produjo al filmar la escena del «viaje de ácido» en el cementerio. En pleno viaje (real) de LSD, Hopper forzó a Fonda para que hablase de su madre, que se había suicidado, para la escena en la que Wyatt le increpa a una estatua de la Virgen.

Puesto también, el director (Dennis Hopper), sin tacto alguno, le ordenó a Fonda: «Quiero que te subas ahí, tío, quiero que te sientes ahí, esa es la estatua de la libertad italiana, tío, quiero que te subas ahí y te sientes en tus rodillas, quiero que le preguntes a tu madre por qué te abandonó».

Fonda, impactado, le suplicó no hacerlo: «Hoppy, no puedes pedirme eso. Te estás aprovechando.» Revivir ese duro revés no fue fácil para el hijo de Henry Fonda, aunque fue Hopper quien se derrumbó, a punto de echarse a llorar. 

La situación fue un cuadro. Finalmente, Fonda se subió a la estatua y dijo: «Eres una estúpida, madre. Te odio, no sabes cómo te odio», y mientras, Hopper observaba la escena descompuesto, bañado en lágrimas. «Esa fue la primera vez que verbalicé algo relacionado con mi madre. La verdad es que sentí que me derrumbaba. Sollozaba», comentó Fonda.

El actor nunca se recuperó. «A partir de ese día se produjo una grieta en su relación con Dennis, una grieta que nunca se cerró», contaron los presentes.

La relación de amistad y la película terminó. La enviaron a Cannes y ganó el premio a la mejor ópera prima. Obtuvo dos nominaciones al Oscar, una para Nicholson, encumbrado tras la película, y otra para el guión, que tantos quebaraderos de cabeza había provocado.

También Nicholson obtuvo una candidatura en los Globos de Oro. La película fue un éxito. «Recuperamos todo el dinero en la primera semana. En una sola sala», concluyó Hopper. Todo esto haciendo una película sin guión y drogados la mayor parte del tiempo.

Por no mencionar que fue la primera película que eligió su banda sonora entre canciones de la época en vez de componerla expresamente. Y qué banda sonora. Cuando ves la película la música es parte del paisaje.

Foto dell reparto easy rider en cannes
El reparto en Cannes en 1969

Dennis Hopper recuerda sobre Easy Rider, en una entrevista realizada para el documental Shaking the Cage (1999) de Charles Kiselyak: “Habíamos pasado por la era de los 60, que fue una época fascinante. No se hacían películas sobre nuestra realidad. De los hippies y de la libertad. En esa época las artes visuales estaban en su total auge. Y la música también, había mucha creatividad. Y esto era casi al final de la época. El arte pop, el rock and roll… el verano del amor ya había acabado”.

El filme marcó el límite entre el final de una década y el principio de otra, rompiendo con los tabúes en un delirante viaje. Uno que costó medio millón de dólares y recaudó casi veinte, y que encima llegó a los Oscar.

Más de este autor

Entradas recientes