OPIA

Paco de Lucía,
ENTRE DOS AGUAS

Paco de Lucía, ENTRE DOS AGUAS

paco de lucia tocando la guitarra

Como sencillo, Entre dos aguas vendió más de 300 000 copias y estuvo 22 semanas en los primeros puestos de las listas de ventas, siendo «single de oro» en 1976; favoreciendo que se catapultara la carrera del guitarrista.

Paco de Lucía supo elevar el flamenco a una cima desconocida gracias al maridaje con otras músicas de raíz, como la bossa nova, el jazz o el blues.

portada de entre dos aguas

Hoy en día fusionar géneros es la cosa más normal del mundo, pero cuando Paco de Lucía compuso ‘Entre dos aguas’ hizo trizas los cánones del flamenco. Un bajo eléctrico y bongos. Era la primera improvisación de aquel chaval de Algeciras. El nacimiento de la fusión entre jazz y flamenco.

Corría el año de 1973 y Paco de Lucía, encerrado en el estudio, daba por concluido uno de los discos más perfectos de su carrera y de la historia del flamenco: Fuente y caudal. Pero había un problema: faltaba una pista para rellenar la superficie del vinilo. Había que buscar algo o no podrían mandarlo a grabar.


Reproducir vídeo

 

Paco empezó a trastear y el resultado es el que todos conocen. Con un rasgueo que produce vértigo, a una velocidad salvaje, Paco de Lucía consiguió con ese tema que un arte para minorías se convirtiera en todo un éxito musical, una canción escuchada en medio mundo.

La prueba de que fue improvisada es que nunca se volvió a tocar igual que en la versión del disco. Podéis buscar vídeos. Ninguno suena igual al de la grabación. Decía Paco cuando le preguntaban que fue un «tema de relleno». Su arte convertía en oro todo lo que tocaba, hasta los temas de relleno.  

«Allí mismo, en el estudio, llamé a un bajo y a un bongo», dice el guitarrista en el documental ‘Paco de Lucía: la búsqueda‘, que hizo su hijo Curro Sánchez. Ramón de Algeciras, hermano de Paco, le acompañaba como segundo guitarra. A ellos se unieron el bongo de José Sánchez, de nombre artístico Pepe Ébano, y el bajo Eduardo Gracia.

Paco de lucia con el agua cayendo de fondo
La filosofía de Paco siempre fue FLUIR como el agua

Sobre el título que le puso, ‘Entre dos aguas’, se ha dicho que es la manera de llamar a una música mestiza, que toma elementos jazzísticos combinados con el flamenco.

Para otros, como el que era entonces su mánager, Jesús Quintero, ‘El loco de la colina’, la explicación es mucho más sencilla. El título habla de los dos mares que se abrazan en Algeciras, la tierra donde nació el músico: el Atlántico y el Mediterráneo.

Hay toda una leyenda sobre cómo alumbró De Lucía una de las rumbas más famosas de la historia. Durante muchos años se ha creído que el arranque y la similitud melódica emparentan ‘Entre dos aguas’ con la canción de Las Grecas «Te estoy amando locamente». Felipe Campuzano, que por esos años colaboraba con Paco de Lucía, ideó la canción para el popular dúo. Pepe Ébano y Eduardo Gracia también habían participado en la grabación de este hit de los 70.

PACO DE LUCIA TOCANDO ENTRE DOS AGUAS
PACO DE LUCIA TOCANDO ENTRE DOS AGUAS

No sólo eso, Campuzano también compuso para Los Marismeños ‘Caramba, Carambita‘, en la que se adivinan resonancias de ‘Entre dos aguas’, sobre todo en su parte final.

Entre dos aguas de Paco de Lucía incorpora algunas falsetas de la canción compuesta por Felipe Campuzano. Algo que también ocurre con los tangos ‘Los pinares’, presentes en el mismo álbum.

Un amigo de Paco de la infancia, José Luis Martín Anula, invoca otra hipótesis que recoge en su libro Juan José Téllez. Éste, autor de la biografía ‘Paco de Lucía. El hijo de la Portuguesa’, asegura que los acordes concebidos por el guitarrista de Algeciras son muy parecidos a ‘Fly me to the moon’ de Frank Sinatra.

Su leitmotiv era digno de Ram Dass: «Yo soy como un río, que paro un ratito donde la corriente me deja un remanso. Luego, dejo que la corriente tire de mí». Todo lo que ha hecho por la música le ha ido viniendo, él no ha escogido nada o lo ha buscado de manera premeditada.

Desde que sabes eso escuchas el disco con otros oídos. Parece decirte: recorre tus caminos, por valles, montañas y bosques, sortea los obstáculos, pero nunca, bajo ninguna excepción, dejes de fluir.

Más de este autor

Entradas recientes