OPIA

La mente Holotrópica,
Stanislav Grof

La mente Holotrópica,
Stanislav Grof

los ojos de la percepcion
Cuadro de Stanislav Grof pintado por Alex Grey

Ilustrado con casos reales, La mente holotrópica explica las fascinantes historias de individuos que han establecido conexiones curativas con su pasado, con el inconsciente junguiano y con el universo total.

Grof representa la faceta más luminosa, responsable y terapéutica de la asombrosa molécula descubierta por Hoffman.

Especialmente recomendado para los interesados en estados alterados de conciencia y psicología.

Mente y Naturaleza: un todo indivisible.

Hagamos flash-back por un instante en la vida de Grof,nacido en Checoslovaquia poco antes de la II Guerra Mundial, siendo testigo de dos invasiones a tu país: la nazi y la sovética.

Grof consiguió estudiar medicina y especializarse en psiquiatría bajo el régimen comunista checo, estrechamente vigilado desde Moscú. El trabajo de Grof en aquella época consistía en aplicar hasta veinte electro-shocks diarios a los enfermos mentales, pues en los años 50 se consideraba que provocar descargas eléctricas al cerebro serviría para paliar las patologías psicológicas.

En este contexto, propio de «Alguien voló sobre el nido del cuco», el laboratorio de Grof recibió unas muestras de LSD-25 enviadas por los laboratorios Sandoz desde Suiza.

Ilustración de una persona tomando un lsd de una probeta
El LSD, una de las muchas formas de expandir la consciencia

Intentad imaginaros el shock (sin “electro”, en este caso) que sufrió Grof al descubrir la insondable profundidad de la psique humana. Un universo sin límites inaccesible para la concepción mecanicista o incluso para el psicoanálisis freudiano imperante. La descripción que hace Grof en el documental «The Way of the Psyconaut»  de aquel primer viaje de ácido en la Praga de los años 50 es oro puro.

Este señor está vivo, y es  psicólogo, investigador teórico y explorador de los estados alterados de conciencia, además de ser uno de los padres de la Psicología Transpersonal. Stanislav fue de los primeros médicos europeos en experimentar y estudiar los estados no ordinarios de conciencia mediante el uso controlado de LSD y otras drogas psicodélicas. Todo muy al estilo de The Midnight Gospel.

La mente holotrópica
Albert Hoffman, padre del LSD y amigo de Grof

En 1967 Stanislav Grof traslada su trabajo a los Estados Unidos. Desarrolla junto a su ahora esposa Christina Grof, las Técnicas de Respiración Holotrópica: un sistema natural para alcanzar estados no ordinarios de conciencia mediante técnicas que se combinan la música evocativa, el trabajo corporal, la expresión artística y la respiración

Gracias a estás técnicas se pueden inducir de manera controlada estados no ordinarios de conciencia y acceder a la psique inconsciente de sus pacientes sin recurrir a ningún tipo de sustancia enteógena. Este revolucionario sistema de terapia abre las puertas de la psicoterapia transpersonal, permitido al terapeuta cartografiar los niveles más profundos del psiquismo humano.

Pintura de Alex Grey sobre la meditación
La meditación, otra puerta de la percepción

En “La Mente Holotrópica” Stanislav Grof nos adentra en el mundo de las experiencias psicodélicas y los estados alterados de consciencia. En el libro recoge cantidad de las experiencias reales, tanto del autor como de sus pacientes, acumuladas a lo largo de estos últimos treinta y cinco años de observación e investigación sistemática de los estados no ordinarios de conciencia.

Descubrió que estos mostraban el camino. En las sesiones de psicoterapia asistida con el LSD con dosis medias o bajas, los sujetos se limitaban a revivir las experiencias de su infancia y adolescencia. Sin embargo cuando la dosis aumentaba, los pacientes iban más allá del terreno biográfico propio del psicoanálisis freudiano y, atención a esto: experimentaban fenómenos sorprendentemente similares a los descritos en los antiguos texto espirituales de las tradiciones orientales. Los sujetos carecían de todo conocimiento previo sobre las filosofías espirituales orientales, experiencias que nunca antes habían visto, leído o escuchado.

Energia conectando los chakras con el universo
«Empezaba a ser testigo de experiencias que no se podían diferenciar de aquellas descritas en las antiguas tradiciones espirituales»

Todos los fragmentos de las experiencias narradas en el libro pertenecen a las más de 2000 sesiones de Respiración Holotrópica. Tras comprender el potencial terapéutico de estas experiencias, Stanislav cartografió y estudió la conciencia humana durante años hasta descubrir y poder describir que la toda la historia de nuestra personalidad, incluso aquello que creemos no poder recordar, como los momentos antes del nacimiento, pueden aflorar desde nuestro subconsciente y ser revividos.

La conciencia y la materia se hallan íntimamente unidas y la investigación con sustancias psicodélicas abrió caminos revolucionarios para el estudio de la conciencia humana. El denominador común de todas estas investigaciones fueron los estados superiores de consciencia, un área desatendida no solo por la ciencia sino también por toda la cultura occidental.

Todas las culturas de la antigüedad tenían en gran estima a estos estados: los consideraban instrumentos eficaces para conectarnos con las realidades sagradas, con la naturaleza y con los demás.

Pintura de Alex Grey
Abrir la mente puede mostrarte una realidad que no creías posible

Al igual que el amigo Grof, yo también estoy convencido de que no somos solamente máquinas biológicas y animales altamente desarrollados, sino también campos de consciencia ilimitados.

Y al igual que el amor incondicional, la consciencia puede trascender el tiempo y el espacio.

Cuadro de Stanislav Grof pintado por Alex Grey

Ilustrado con casos reales, La mente holotrópica explica las fascinantes historias de individuos que han establecido conexiones curativas con su pasado, con el inconsciente junguiano y con el universo total.

Grof representa la faceta más luminosa, responsable y terapéutica de la asombrosa molécula descubierta por Hoffman.

Especialmente recomendado para los interesados en estados alterados de conciencia y psicología.

Cuadro de Stanislav Grof pintado por Alex Grey

Ilustrado con casos reales, La mente holotrópica explica las fascinantes historias de individuos que han establecido conexiones curativas con su pasado, con el inconsciente junguiano y con el universo total.

Grof representa la faceta más luminosa, responsable y terapéutica de la asombrosa molécula descubierta por Hoffman.

Especialmente recomendado para los interesados en estados alterados de conciencia y psicología.

Más de este autor

Entradas recientes