OPIA

Rosemary's Baby

Rosemary's Baby

Un matrimonio se instala en un apartamento de Nueva York sin sospechar que sus ancianos vecinos pertenecen a una secta satánica. Cuando Rosemary se queda embarazada, se aísla poco a poco y la verdad sobre su bebé es revelada después de tenerlo.

Fecha de estreno: 3 de febrero de 1969 (España)
Director: Roman Polanski
Historia de: Ira Levin
Guion: Roman Polanski

Terror en una comunidad de vecinos

«Rosemary’s Baby» o «La Semilla del Diablo» es una película de 1968 adaptada y dirigida por Roman Polanski que narra la historia de una joven pareja en busca de un nuevo piso. 

Guy (John Cassavetes)  y Rosemary (Mia Farrow) son un matrimonio feliz, aunque a él no le acaban de ir bien las cosas en su carrera como actor. Ha trabajado en un par de obras de teatro y en anuncios de televisión, pero no ha conseguido dar el salto a la gran pantalla todavía.

Encuentran un piso grande en una muy buena zona de Nueva York e ilusionados con la idea de mudarse allí, su antiguo casero les advierte de que ese edificio (The Dakota) tiene mala fama ya que ha habido muertes, asesinatos y sucesos paranormales.

Haciendo caso omiso, la joven pareja se traslada allí y al poco tiempo se ilusionan con la idea de tener un hijo. En ese tiempo, conocen a algunos de los vecinos, que tienen un aspecto siniestro y “adorable” al mismo tiempo. Esto es porque Roman Polanski sabía del efecto que produce el desconcierto en los espectadores y juega con ello durante todo el film.

No quiero ahondar más en el argumento de la película para los que no la hayáis visto pero puedo dejar escritas unas cuantas curiosidades que espero no hagan ningún spoiler.

Minnie Castevet (Ruth Gordon) único Oscar de la película a mejor actriz de reparto 

La película está basada en el libro “Rosemary’s Baby” de Ira Levin, el cual se convertió en un éxito nada más salir. Por ello, la editorial vio potencial en su traducción cinematográfica y negoció con Alfred Hitchcock para que la adaptase.

En un principio, Polanski no iba a dirigir la película ya que al final los derechos se los llevó William Castle que era un productor y director de películas de serie B. La productora acabó decidiendo que no era lo suficientemente bueno para llevar a cabo un proyecto tan grande.

Cuando decidieron apostar por Roman Polanski que tenía tan solo 34 años, este escribió el guion en solo tres semanas en el que mantenía una ambigüedad constante hacia el espectador navegando entre la realidad o la locura de lo que vemos a través de los ojos de Rosemary.

Fotografía del rodaje de Rosemary’s Baby

El director apostó por un realismo extremo pero estilizado al mismo tiempo y jugó con que el verdadero terror no sucede en ambientes fantásticos sino en los ambientes cotidianos como puede ser una comunidad de vecinos con la que el espectador se pudiese identificar.

Hay elementos ocultistas, símbolos del catolicismo y señales freudianas que hacen de la película un interesante experimento de búsqueda de detalles y que está adaptado de una forma muy fiel a las descripciones del libro.

Polanski es conocido por ser un director muy meticuloso, que repetía las tomas muchas veces y que le gustaba hacer las cosas para crear escenas lo más reales posibles, tanto es así, que Mia Farrow, vegetariana por aquel entonces, tuvo que comer carne cruda en una escena que se rodó más de una diez veces.

También tuvo problemas con Casavettes ya que él era un actor de improvisar y Polanski quería todo medido y tal como estaba planteado.

Edificio Dakota en Nueva York

Otra curiosidad es que hizo un storyboard en el que dibujó a todos los personajes secundarios que aparece en la película para poder hacer un casting acorde a lo que él pensaba o que hizo cruzar a la protagonista por una calle llena de coches en circulación real, con el mismo Polanski cámara en mano alegando “nadie va a atropellar a una embarazada”.

Puede que, por tener una mente tan dedicada al detalle, y parecerse en estilos de trabajo, esta película era una de las preferidas de Stanley Kubrick quien posteriormente quiso también hacer un experimento en el género de terror con la película “El Resplandor” que tiene elementos comunes en estética y tratamiento.

El edificio donde se rodó ya era protagonista de historias de rituales de magia negra, brujas, psicofonías o apariciones espectrales, pero es que su futuro no fue nada mejor, John Lennon fue asesinado a las puertas del mismo al cabo de los años y parece que la película fue una especie de maldición para algunos de los involucrados.

Frank Sinatra dejó a Mia Farrow durante el rodaje haciéndole elegir entre él o la película, eligiendo ella lo segundo. El compositor de la banda sonora Krzysztof Komeda se resbaló en una fiesta, quedó en coma 4 meses y después murió. John Cassavetes sintió síntomas de hepatitis al finalizar el film y también murió antes de los 60 años. Por último, el misterioso asesinato de la mujer de Roman Polanski, Sharon Tate a manos de Charles Manson.

Imagen de Mia Farrow por los pasillos del edifico Dakota

Es una película que todo cinéfilo debería ver, tiene una estética muy cuidada a la vez que realista que mezcla realidad con elementos oníricos muy bien encajados. Dura 120 minutos pero os aseguro que no os dejará indiferentes.

Un matrimonio se instala en un apartamento de Nueva York sin sospechar que sus ancianos vecinos pertenecen a una secta satánica. Cuando Rosemary se queda embarazada, se aísla poco a poco y la verdad sobre su bebé es revelada después de tenerlo.

Fecha de estreno: 3 de febrero de 1969 (España)
Director: Roman Polanski
Historia de: Ira Levin
Guion: Roman Polanski

Más de este autor

Entradas recientes